martes, 15 de enero de 2013

¡Un año sin fumar!




Pues sí, amiguitos: Un año sin fumar. Quién lo diría. 



Como buen ex fumador siento la necesidad de solemnizar esta efemérides entregándome a una suntuosa ceremonia de sana egolatría; una liturgia consistente, claro está, en chulearme (como la ocasión merece) ante las miradas atónitas y embelesadas de todos esos fumadores incapaces de abandonar el tabaquismo por obra y gracia de su pobreza de voluntad y escasez de amor propio. Claro, este es ese agradable momento en que todo se reduce a reconocer que dejar de fumar comporta un gran número de beneficios y festejos que los débiles de espíritu jamás experimentarán. 


Sí, los ex fumadores estamos legítimamente orgullosos de haber aniquilado “El Vicio”. Tal sentimiento inflama formidablemente nuestra autoestima, es evidente. Pero no obstante... 

No obstante (como decía), existen ciertos aspectos relacionados con el abandono de esta maldita drogodependencia que requieren cuanto menos un escueto análisis... Digamos que “No todo lo que sale del horno es pan”. Muchas de esas cositas que los hipnotizadores tratan de injertar en el interior de nuestros condenados cráneos no son del todo ciertas... Vale, dejar de fumar es cojonudo, pero... ¿No será todo una especie de “Retablo de las Maravillas”? Veamos... 

1.- Mejoría “casi inmediata” de la salud 

Siempre me ha impactado leer que muchos de los beneficios derivados de “dejar de fumar” se manifiestan a los pocos minutos de “dejar de fumar”... Los niveles de monóxido de carbono en sangre empiezan a disminuir, el pulso y la presión arterial se normalizan, una gran Paz se abre hueco en nuestro aparato excretor... Joder, yo no recuerdo haber sentido tal éxtasis a los pocos minutos de apagar mi último cigarrillo, sinceramente. Sé que descuarticé una almohada cervical con los dientes aquel primer día, pero mi siempre hospitalaria memoria no consideró pertinente almacenar datos relacionados con ninguna clase de sensación placentera. De modo que no os hagáis ilusiones: no esperéis sentir algo que no sea un monazo de puta madre. El mono es el mono. Y el mono es malo y cabrón. 

2.- El Despertar de los sentidos de olfato y gusto 

Ya. El asunto de los sabores depende en gran medida de los hábitos alimenticios del ex fumador. Es muy probable que alguien acostumbrado a comer las cosas muy saladas  empiece a necesitar echar menor cantidad sal en sus platos, pero seguramente no percibirá esa explosión de sabor que prometen los hechiceros. En cuanto al olfato... Sí, ciertamente despierta. Especialmente cerca de las alcantarillas. 

3.- Aumento de la capacidad física 

Estoy convencido de que aquellos ilusionados con participar algún día en la maratón de Nueva York, el Tour de Francia o simplemente en la ascensión a las cumbres del Empire State tendrán ocasión de valorar en su justa medida los beneficios de haber dejado sus pulmones relimpios. No es mi caso. Vivo en un piso bajo; ni siquiera tirándome por la ventana varias veces al día conseguiría suicidarme apropiadamente. 



4.- Mejora del aspecto (estético) 

Bueno, quizá no siempre exista gran margen de “mejora”... Bromas aparte, mi experiencia tendría que servir como ejemplo para haceros conscientes de que no vais a ser más guapos cuando dejéis de fumar. Vuestra piel no estará más suave y lustrosa debido al aumento del flujo sanguíneo; los dientes no se os pondrán blancos y resplandecientes y las bolsas de los ojos permanecerán allí, amoratadas y desafiantes. Además, vais a engordar un poquito. O bastante. Mucho, en algunos casos. Esto es absolutamente cierto y una circunstancia contra la cual os resultará inútil oponer resistencia. Diré aún más: no sólo vais a engordar vosotros, sino también quienes os rodean. En efecto, también ganan unos kilitos quienes dejan de ser fumadores pasivos. Mi perro salchicha, por poner un ejemplo, dejó de parecerse al producto que da nombre coloquial a su raza para tomar el aspecto de una col lombarda. La gente, implacable, no pierde la ocasión de recordárselo: “¡Estás mucho más gordo, Ronnie O´Sullivan!”, le dicen a mi perrillo... Pero a él no le importa. Es tontísimo, el pobre. 

5.- Dormiréis mejor 

Esto es falso. 

6.- Las ropas dejan de oler mal 

Es verdad que al poco tiempo de ser ex fumadores vais a daros cuenta de que toda vuestra ropa huele salvajemente a carnero ahumado. Bien, eso es algo cuya solución encontraréis en zocos, mercadillos y bazares... Porque el olor a tabaco no abandona la ropa ni a tiros, chiquitines. No se irá nunca, hay que comprar ropa nueva. En cualquier caso, una vez hayáis adquirido nuevo vestuario, recordad que haber dejado de fumar no hace milagros: tendréis que ser incluso más minuciosos en lo tocante a la higiene de lo que fuisteis antes, pues el olor del tabaco ya no estará allí para enmascarar vuestra desidia. 

7.- Gastaréis el dinero en hacer realidad vuestros sueños 

Eso sí. Yo, por ejemplo, me compré una bicicleta y toda la equipación precisa para recorrer el mundo sobre dos ruedas. Y sabe Dios que lo haría, eh... Pues claro. Lo que pasa es que no tengo tiempo. Ni dinero. 

8.- Aumento del apetito y vigor sexual 

Yo no he notado nada, afortunadamente. Sólo me faltaba eso. 



9.- Se reducirá vuestro Estrés 

Bueno, seguro que sí. Pero a largo plazo... No tengáis prisa en percibir cómo vuestro estrés disminuye: eso os estresará todavía más. Dejadlo fluir. 

10.- Fin de la esclavitud 


"¡Si liberarme de mi adicción al tabaco me convertiría inmediatamente en esclavo de otra cosa...! En un maldito esclavo del “no fumar”, podría decirse... He leído y escuchado historias dramáticas de ex fumadores que se pasan la vida soportando pesadillas en las cuales, los pobres, han vuelto a fumar. ¿Acaso es eso bueno para la salud de un cerebro? ¿Qué clase de perturbado podría encontrar reconfortante la tarea de introducir en su propia calavera nuevos monstruos, demonios y enemigos?" 

Bueno... Como veis, una cosa es cierta: Dejar de fumar es cojonudo. Anda que no.


12 comentarios:

  1. Muy bueno! Siento que lo hayas pasado mal, si hubieras conocido antes NOPHUMO, no habrías sufrido ni un minuto. Pero no cantes victoria, según todos los estudios, no hay un sólo metodo (excepto el que te menciono, que aún no se ha estudiado) que garantice "sobrevivir" más allá de los dos años a más del 20% de los que lo intentan, o sea, puro azar. Palabras de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo.

    En todo caso, ánimo y enhorabuena, espero que no te conviertas en un "adicto a no fumar" sino que te liberes de la adicción a fumar.

    ResponderEliminar
  2. Fantastico, ayer hice un año y me siento totalmente identificado con lo que publicas. Si no te importa lo comparto.

    ResponderEliminar
  3. Es muy duro todo lo que implica dejar el cigarro!!!! pero por supuesto que si se puede yo llevo apenas 54 dias sin fumar y sinceramente la he pasado muy mal, pero gracias a dios aparecio un angel en mi vida y es el quien me esta ayudando a llevar esta dificil situacion, cada dia que amanece doy gracias a dios por permitirme estar sin ese mortal vicio!!!!!! animo

    ResponderEliminar
  4. Tambien me siento identificada contigo, llevo un año sin fumar, peso 8 kg mas,y lo peor de todo es que he pasado de dormir 9 horas seguidas a dormir 3 o 4 DESESPERANTE

    ResponderEliminar
  5. Yo hoy 21 de Abril de 2014 cumplo un año sin fumar. Comparto casi todo lo que dices, más o menos. El problema es que no tenemos un interruptor que nos ponga de repente en la "situación corporal" de hace un año y viceversa para poder comparar, y en este sentido el cerebro juega en nuestra contra. El cerebro y el sistema de recompensa está jodido, está enfadado con nosotros, de ahí que nos haga pensar que el beneficio ha sido mínimo y que podríamos mantener este estado de salud aún fumando, lo cual es rotundamente falso. Fumar durante más de 20 años fue un error gravísimo que ha causado en mi persona daños seguramente irreparables y todo al precio de unos 20.000 euros de nada. La verdad es que el tabaco es tan absurdo que casi me da vergüenza que mis familiares y conocidos ni fumadores sepan que yo he sido uno de esos GILIPOLLAS.

    ResponderEliminar
  6. Vaya sartá de tonterias. De verdad. Que poca idea, que poca gracia, y que complejo de Dr House mas mal encarado.

    Fumar es una puta mierda, lo sabe esta el más tonto.

    Y estas gilipolleces con pretencioso aire de ironía no se entienden.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Marcelino. Veo que realmente disfrutaste leyendo el artículo. ¡No te pierdas el resto del blog!

    ResponderEliminar
  8. Parece que no quieres que nadie deje de fumar, igual tienes un estanco,jeje En fin, en lo único que te doy la razón es que se engorda, pero si haces ejercicio y dieta apenas lo harás, por lo demas claro que se quitan las ojeras y la piel mejora, quizás en tu caso no, pero en fgeneral, sí, claro que la comida sabe mucho mejor, puedes correr mas y sexualmente tambien estás mas a tope, aguantas mas bebiendo y adios a las resacas, Lo de dormir yo sí duermo mucho mejor y ademas respiro mejor y adios a los ronquidos. Lo siento tío, no se porque has dejado de fumar porque vamos yo en tu caso volvería a hacerlo, para no tener ningun beneficio al menos disfruta de algo jejeje.

    ResponderEliminar
  9. Pasado mañana haré un año sin fumar. En efecto, muho de lo que cuentas lo han sufrido mis carnes. Nuena entrada.

    ResponderEliminar
  10. Estoy SUPER CONTENTO después de 1 año y 6 meses sin fumar
    Cuentas las cosas con mucho pesimismo, llevo 8 años fumando varios cigarros diarios(3-6), a veces más todavía, a veces 1 paquete diario, y en mi caso empecé a hacer mucho gimnasio casi todos los días y a veces bicicleta, y yo estoy súper contento con algunos cambios, la ansiedad es cierto que da, obviamente, pero el gimnasio es de lo mejor para esa ansiedad, y si bebes más no te cabe tanta comida, además que si bebes mucha agua eliminarás toxinas también, pero aconsejo frutas y verduras para reponer minerales y las vitaminas ayudaban mucho para no resfriarse y para sentirse más sano y enérgico, hay que ponerse optimista y ser positvo con tus pensamientos, ya que cuanto más optimista eres tu cabeza neutraliza esos pensamientos negativos, y a todo esto, yo me observo que físicamente respiro mejor y aguanto más en el deporte, las primeras semanas me ahogaba, y luego rendía mucho mejor en general, los cambios van muy poco a poco pero hay que ser pacientes porque se agradecen, y los dientes los tengo algo más blancos y sin tratamientos ni nada, la semilla de sésamo tiene muchísimo más calcio que la leche y otros nutrientes, lo he tomado durante unos meses una cucharada al día que es lo recomendado. y duermo bastante mejor, me siento más ligero de movimientos, no me duelen los huesos ya. Y hablando de adicciones, hay sustancias muchísimo más difíciles de superar, antes de empezar a fumar me recetaron alprazolam(Trankimazín) de 1mg y eso sí que fue duro, vaya, un PUTO infierno, ya no hablar de las mini convulsiones que me daban a diario, y que los primeros días no podía dormir ni un minuto y daban ganas de llorar exageradamente sin razón alguna, tampoco podías respirar bien de los ataques de pánico que daba el mono, pero mono físico, que tuve que dejarlo poco a poco por 2 ataques epilépticos que tuve en un día y perder la conciencia, decía el médico que si no dejaba el alprazolam poco a poco podía morirme, que dicen que el síndrome de abstinencia del alprazolam es comparable con las drogas más duras que hay. Pensad que siempre va haber gente pasando por monos muchísimo peores que los vuestros y que muchos han podido dejarlo, si ellos pueden nosotros podemos, y yo he podido, lo mejor es intentar desviar los pensamientos de fumar haciendo cosas diferentes y con optimismo y mucho deporte y buena alimentación.

    ResponderEliminar
  11. Un año sin tabaco nunca crei conseguir dejarlo ,los beneficios son muchos , respirar mejor, dormir mejor , claro tambien unos kg.de mas, bueno pero valio la pena. Despues de unos 15.000km en bici en este año recupero mi figura ja ja. Tampoco me importa mucho, practico ciclismo desde hace unos 30 años la mejora fisica no ha sido expectacular pero si suficiente estoi encantado. Todos podeis lograrlo. Os gusta ser libres? Este fue mi incentivo, animo todos podemos nadie es mejor que otro. Saludos de un viejoven

    ResponderEliminar
  12. El 18 de marzo me fume el ultimo cigarro, después de un ataque de tos que me dejo acojonado. Dejarlo es lo mejor que he podido hacer.

    ResponderEliminar